‘Star Trek: Mas Allá’, preparando el futuro de la saga

Los que me conocen saben que soy un apasionado de la cine de ciencia ficción y, como no podía ser de otra manera, no me pude resistir al estreno de la última entrega de la saga Star Trek. Una entrega que prepara a la franquicia para numerosos cambios -alguno voluntarios, otros forzados por motivos externos a la producción- de cara al futuro. Si no has visto la película no continúes leyendo, pues a partir de aquí se revelan muchos datos del film.

La película comienza con una misión de reconocimiento en la que la tripulación del a Enterprise debe mediar, sin mucho éxito, entre dos razas alienígenas enfrentadas entre sí. Ya en las primeras escenas comenzamos a ver un poco del humor típico de la saga desde el reboot de 2009 y retomamos la conexión con los personajes principales. En esta toma de contacto se presentan las nuevas situaciones de los protagonistas: tanto Kirk como Spock se replantean su situación a bordo de la flota y planean un cambio.

En el caso de Spock viene motivado por la muerte de su versión futura, el pasado año desgraciadamente nos dejó Leonard Nimoy, tras lo cual se ve obligado moralmente a ayudar a lo poco que queda de su pueblo. En el caso de Kirk parece que es mas cansancio de tanta monotonía a bordo de la Enterprise.

yorktown_star_trek_beyond_3-610x479

Finalizada la primera negociación viene lo mejor de la película, la estación Yorktown. A primera vista puede recordarnos ligeramente a la famosa Estrella de la Muerte, pero una vez en su interior vemos que es totalmente distinta. Planificaciones urbanas imposibles mezcladas con corrientes gravitatorias hacen que la estación entre por los ojos y no puedas despegarlos de la pantalla. Aquí es donde arranca precisamente todo el nudo de la trama, con una nave no registrada que llega a la estación con una emergencia que tienen que atender…. Y es donde la película empieza a perder fuelle.

Uno de los grandes ‘peros’ de la película es el villano tan flojo y falto de carisma que nos presentan. Contando con un actor como Idris Elba para poner en apuros al a tripulación de la Enterprise -ya lo se, la destruyen en la primera toma de contacto entre ambos- se le podría haber sacado muchísimo mas partido. La dirección artística nos pone una ‘raza’ desconocida en la que todos son casi iguales y no sabes bien quien es el jefe de todos ellos. A veces parece que es el que, efectivamente, es el villano principal, pero otras parece que es el segundo al mando. Para complicarlo más todo, estos absorben la energía vital (¿?) de los humanos y su apariencia va cambiado a lo largo del film…. Todo para resultar que el villano es otro humano medio inmortal -gracias a la tecnología encontrada en el planeta donde se estrelló su nave- que se la tienen jurada a la federación.

null

Al finalizar el film, ya se nos deja entrever que la formula vista en estas tres películas comienza a agotarse. Tanto Spock como Kirk dejan atrás sus dudas existenciales y retoman su actividad en la Enterprise con normalidad, dando a entender que seguiremos con el mismo esquema en la siguiente película. Hubiera estado bien que en la siguiente entrega Spock finalmente se hubiese quedado en tierra, para plantear el cambio de dinámica entre los dos protagonistas. La productora, consciente de esto, ya ha confirmado en la siguiente entrega de la saga veremos a Chris Hemsworth -el padre de Kirk en el prólogo de la primera entrega-, lo que nos indica que, o bien los protagonistas viajarán al pasado, o el pasado y el presente se cruzarán en algún momento. Minipunto por esto, porque rompe con la monotonía vista en esta última película.

Dejando las cosas negativas, la película presenta varios homenajes y guiños a películas clásicas y elementos de esta nueva generación. La forma de presentar la muerte de Spock Prime o esa escena brindando con vodka ruso en honor a Pavel Chekov, la cual da la sensación de haber sido regrabada después de la muerte del actor, son solamente dos de los muchos que se encuentran en la cinta.

En resumen, una buena película de ciencia ficción y una buena entrega de la saga. Sin embargo, el villano tan flojo y desdibujado de la película hace que, sin ser mala, no llegue al nivel de las dos anteriores. Por lo demás, una genial opción para pasar dos horas de entretenimiento puro y duro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s